Español
  |  
  |  
MORTEROS DE ARCILLA QUE MARIDAN CON LA ALTA COCINA
MORTEROS DE ARCILLA QUE MARIDAN CON LA ALTA COCINA
15.09.2014
Venta Moncalvillo es uno de esos restaurantes a los que no se llega por casualidad. Se va. Los hermanos Echapresto, Ignacio en los fogones y Carlos a la atención de la sala y la bodega, han imprimido su sello personal a la gastronomía riojana de siempre para ofrecer una experiencia sensorial gastronómica única e insólita. Sin renunciar a la cocina a la carta acorde con los productos que recogen en la temporada, pero incorporando las últimas tendencias culinarias. 

El impulso a esta nueva corriente gastronómica se ha plasmado en un salón de eventos que multiplica las posibilidades de un restaurante distinguido con una estrella Michelín y dos soles de la Guía Repsol, sin olvidarnos de su premiada bodega. Un espacio en el que se ha cuidado hasta el último detalle y en el que un material natural como la arcilla de ecoclay comparte protagonismo con la madera y un gran ventanal abierto a los parajes que rodean Venta Moncalvillo. La nueva sala está adosada al edificio central, donde existen tres pequeños comedores en los que predominan la madera, el ladrillo y el color vino y teja, una imagen muy arraigada a los tradicionales asadores riojanos.

“Queríamos que este salón reflejara la nueva corriente gastronómica del restaurante, en la que se respeta el producto pero de un modo más aligerado, más natural y actualizado”, nos cuenta Carlos Echapresto. Y el resultado es un comedor con capacidad para 90 personas amplio, luminoso, exento de artificios pero cálido y confortable. El maridaje entre la cocina de los Echapresto y el espacio acabó de cuajar con la elección para el acabado de paredes de los morteros de arcilla y la pintura de arcilla de ecoclay, que aportan la versatilidad, innovación e integración en el entorno que también está presente en los platos de Venta Moncalvillo.

“Cuando descubrimos ecoclay nos pareció que encajaba con esta nueva imagen por su naturalidad gracias a la ausencia de barnices, colorantes u otros elementos sintéticos,  naturalidad que encaja en nuestra filosofía natural, tomando como ejemplo la huerta ecológica que rodea al restaurante y que provee de las más naturales verduras sin abonos, herbicidas, pesticidas y estos valores se respiran en el propio salón”, añade Carlos, uno de los mejores sumilleres de España.

Primero se aplicó una capa de morteros de arcilla (ecoclay Base+fibra y ecoclay base) que se remataron con ecoclay PAINT, pero con un color diseñado a medida para Venta Moncalvillo. A través de una selecta combinación de arcillas y arenas de Teruel se buscó potenciar la amplitud del espacio y la calidez sin renunciar a un aspecto totalmente natural. Un proceso de aplicación que superó los contratiempos de la meteorología (una lluviosa primavera) “con seriedad y con una alta capacidad resolutiva en la aplicación por parte de ecoclay”, apunta  el que fuera finalista al Premio Nacional Mejor Sumiller de España 2013.

Pero en un restaurante en el que nada se deja al azar no pasaron por alto otras ventajas de la arcilla. “También valoramos las cualidades de la arcilla como material acústico (por sus propiedades fonoabsorbentes) y por su capacidad de absorción de olores”, subraya Carlos. No en vano los morteros de arcilla ecoclay presentan un coeficiente de absorción acústica del 0,54 sobre un valor alfa de 1, cinco veces superior a la madera maciza.

Una absorción acústica que ha abierto las posibilidades, por ejemplo, a la celebración de eventos con música en directo sin que distorsione la degustación de la alta cocina de los Echapresto y su afamada carta de vinos. Y una absorción de olores que ha permitido montar una cocina en el propio comedor “sin que se perciba el olor de lo que estás cocinando”.

Un año después de su inauguración, en la primavera de 2013, “los clientes destacan la sensación de c­alidez que transmite el espacio así como su naturalidad”, tal como lo manifestó el actor Juan Echanove en una reciente comida en este salón: “Después de pasar por multitud de espacios grandes como teatros, decorados, platós de TV, es sorprendente que un espacio tan grande dé la sensación de calidez y resulte acogedor como lo es este salón”.

La arcilla, la madera y la luz de un enclave natural como Daroca de Rioja ofrecen un maridaje perfecto con unos platos elaborados con mimo y regados con los mejores vinos. Todo un gusto para los sentidos.